¿Mamás luchonas o paternidad cobarde?

0
1080

Criticamos a la mamá luchona, pero justificamos al padre cobarde.

¿Cuántos chistes o burlas sobre “mamás luchonas” escuchaste este 10 de mayo? Recién acaba de pasar el Día de las Madres, y no es nuevo que en ese marco resurja un término usado como burla hacia las madres solteras. Sin embargo, olvidamos y no reconocemos la carga que implica sacar adelante a sus hijos sin una figura paterna, evadida a pesar de ser una obligación.

Muchas de estas mujeres, con una sonrisa, a veces fingida, se quitan el pan de la boca para dárselo a su hijo; lo calzan, lo visten y lo educan, muchas lo hacen solas y otras más soportando violencia física, emocional y sexual con tal de que su criatura tenga una figura paterna.

Señalamos a la mamá que a veces se va de fiesta para distraerse del cúmulo de responsabilidad que carga en su espalda, pero poco decimos del padre que no se responsabiliza económica ni mucho menos emocionalmente de sus hijos, de ese papá que refiere cada centavo que saca de su bolsillo para cubrir las mínimas necesidades de un nuevo ser. Son padres a ratos, para la foto, para quedar bien, como si estuvieran haciendo un favor.

Paréntesis ()

Me es necesario aclarar que no estoy generalizando, porque si bien el machismo sigue latente en nuestra sociedad, cada día hay más padres que se responsabilizan de la crianza y bienestar de sus hijos. Haciendo de la paternidad un trabajo en equipo.

Sigamos…

Aún en el 2022, ser madre soltera o separada en México es motivo de denigración en la sociedad, de vulnerabilidad y de falta de oportunidades. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México 3 de cada 10 mujeres ejercen con dificultades la maternidad sin una pareja.

Lamentablemente, las mamás solteras son discriminadas triplemente: por ser mujeres, por ser madres solas y casi siempre por ser de un estrato social bajo. Triste vivir en un país que aparte de machista es clasista.

Entonces, ¿es o no correcto llamarlas así?

Sí, pero no en un contexto de broma de mal gusto, son mamás luchonas porque batallan contra una sociedad que las ve mal por decidir ser madres sin una pareja, y en ocasiones por verse obligadas a tener bebés no deseados por el qué dirán o dogmas religiosos, porque no abortan debido al peso de la crítica, por miedo, porque sus embarazos son consecuencia de ver la sexualidad como un tabú y de enseñar que la maternidad es obligatoria y no una elección.

Si queremos avanzar como sociedad, nuestras armas más importantes son la empatía y la solidaridad. Vamos a mejorar cuando en lugar de reírnos o criticar, nos apoyemos para que esos niños crezcan sin juzgar ni ser juzgados. No sólo la familia y la escuela educan, desempeñemos bien nuestro papel de ciudadanos responsables.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí