Secuestro mental

0
1410

La violencia ha aumentado considerablemente en los últimos años, ya no estamos seguros ni siquiera en las iglesias, estamos siento secuestrados hasta dentro de nuestra propia mente. Ya no estamos seguros en ningún lado, somos víctimas de la delincuencia la cual cada vez se hace más cercana a nosotros y a nuestros seres queridos.

Hace dos semanas, un buen amigo fue hackeado de su WhatsApp, me advirtió sobre la necesidad de poner doble cifrado y yo que siempre he sido despistada y confiada le comenté que ya lo tenía, que no se preocupara y seguí por la vida sabiendo que eso no podría pasarme a mí. Por la madrugada del sábado, tuve dos llamadas extrañas desde Estados Unidos, yo no tengo familiares ni conocidos por aquellos lugares;  así que, continué durmiendo tranquilamente, como mi conciencia me lo permitía. Ya entrada la madrugada, comencé a recibir mensajes de códigos de accesos ha WhatsApp, sin embargo, como yo no los estaba pidiendo, pensé que alguien quería hackearme y de nuevo volví a dormir pensando que al no obtener los códigos no podrían hacerlo ¿cómo podría ser eso si tenia doble cifrado?

Fue cuando muy temprano en la mañana, casi llegando a las 7:00 un tintineo musical que provenía de mi iPad y celular hicieron que retornara de los paradisíacos brazos de Morfeo. Al tomar mi celular y abrir encontré muchas llamadas perdidas  y mensajes por messenger de amigos que desde las 4 de la mañana habían recibido un mensaje de mi parte solicitándoles un préstamo urgente. De inicio me asusto la cantidad de llamadas perdidas pero fue hasta que vi los mensajes que me di cuenta que me habían hackeado. ¿Qué podía hacer en ese momento?  Sinceramente no tenia ni idea cuál era el paso seguir, trate de volver a descargar WhatsApp pero ya no podía, me pedía un NIP que nunca puse y un correo electrónico que nunca envié, o sea,  nunca puse el bloqueo de dos cifrados . Desde ese momento me he sentí avergonzada: Primero por mi gran descuido , el hecho de haber sido advertida y no hacer caso de la misma, y segundo por confiada, lo cual hizo que no corrobora el bloqueo. 

Además de avergonzada, por lo anteriormente dicho, me sentí apenada con las apersonas afectadas ya que no solo fueron familiares si no también amigos, conocidos, compañeros  de trabajo y hasta pacientes que han sido víctimas de dichos mensajes. Sentí vergüenza  y culpa por  que en nombre mio les quitaron tiempo, paz mental y tranquilidad (varios estaban angustiados de ser hackeados) y  con un profundo agradecimiento a muchos de ellos  que muy amablemente se han comunicado para saber como me encuentro y si en realidad requiero de ayuda.

Dicen que toda desgracia tiene dos lados:

El lado bueno de eso es que he hablado y saludado a muchas personas que hace años no sabia de ellas, un exnovio de la CDMX, un amiga de la escuela de inglés, compañeros médicos que desde hace rato no veo y aprecio. Sinceramente, me dio gusto oírlas, saludarlas y saber que me recuerdan con aprecio.

Lo malo es la sensación de impotencia, la pérdida del control sobre la vida, el sentirse expuesto en una sociedad violenta, por que aunque crean que me oigo muy trágica, el hecho de que otras personas se hagan pasar por ti, que invadan tu vida, que de una u otra forma te desconecten de la sociedad, es sentirse secuestrado en su propio cuerpo, por qué no tenemos control de esa parte y solo queda esperar a que esto se resuelva y cómo diría Albert Camus : Nos hacemos siempre una idea exagerada de lo que no conocemos , empezamos hacer una novela de terror que el mismo Stephen King hubiera querido escribir, quitándote la paz mental sin lograr dormir.

Pero no es válido quedarse petrificado, se tiene que actuar y poner un alto a esto, en mi caso, conociéndome una ignorante en el tema cibernético (creo que por es me hackearon) , acudí con los que mas saben para que me orientaran  permitiéndome aprender de esto por lo cual empecé a poner doble cifrado en varias aplicaciones principalmente Facebook, Instagram, y algunas aplicaciones de paga (no bajen cualquier aplicación pidan consejo de los que saben).

Debido a que yo lo viví, es mejor aprender de los errores  de los demás y tratar de no cometerlos y si me permiten quiero darles estos consejos:

1.- Tienen que ver si tienen el doble sistema cifrado activado si no lo tienen, vayan a configuración de WhatsApp ahí donde dice seguridad y al entrar verán esa opción (si no busquen), si crees que la tienes te aconseja que mejor te asegures.

2.- En caso grado que ya te hackearon , lo que se tiene que hacer es tratar de descargar nuevamente WhatApp y al no poder entrar se dará la opción de enviar un mensaje por correo donde de una vez hay que ingresa factura del teléfono y tu comprobante de pago de tu linea con la finalidad de comprobar que es tuya y la puedan bloquear lo mas pronto posible pudiendo probablemente acceder a ella en el transcurso de 7 días.

3.- Es sumamente importante que no te sientas culpable. Los que están haciendo fraude y robo de identidad son ellos, es tu nombre no tu persona, nadie puede quitarte lo que eres y quién eres.

4.- Disfruta estos 7 días sin WhatsApp, verás que te alcanza el tiempo para más cosas (a mí me dio tiempo de hacer esta columna)

5.-  Siempre se fiel a lo que eres, para que las personas que te rodean sepan detectar tu esencia y no solo tu presencia, ya  que la primera nunca se poda robar y la gente sabrá cuando eres tú en realidad . 

Espero y les ayude en algo. Cuídense y protéjanse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí