Monstruos en la casa

0
927

Cuando el monstruo forma parte de tu familia, no lo ves tan malvado.

Vinculan a proceso a sujeto por violación de su propio hijo en Mazatlán”; “Ahomense es vinculado a proceso por violar a sus sobrinas de 6 y 12 años”; “Pasará 13 años en prisión por violar a su hijastra discapacitada en Navolato“, son algunos de los encabezados que me tocó redactar en el último mes.

Es sorprendente la cantidad de niños abusados, principalmente por familiares, y aun más alarmante qué se hable tan poco de este problema que vivimos como sociedad. ¿Por qué? Porque a lo largo de los años se nos ha enseñado a callar, a aparentar, a solapar por el qué dirán, para mantener una imagen familiar insostenible.

Dejemos de obligar a nuestros niños a dar muestras de afecto cuando se sientan incómodos con un familiar. No los obligues a querer, porque cuando una agresión se produce en el seno de la familia de la víctima, hace que el trauma sea aún mucho más doloroso y difícil de superar porque la relación con el agresor es constante.

Es hora de que hagamos de lado la idea de que un familiar es incapaz de hacerles daño, esto cuando 7 de cada 10 casos de abuso sexual infantil, el agresor es un familiar de la víctima. Cuando de los principales agresores dentro de la familia, Inegi detectó que los tíos y tías encabezan la lista con 20.1%; luego están los primos y primas, con 15.7%; los hermanos y hermanas, con 8.5%; otros familiares, 6.4%; padrastro o madrastra, 6.3; padre, 5.8%; abuelo o abuela, 3.7%; y madre, 0.5%.

‘Si dices algo, te vas a quedar sin familia’; ‘si te dejas, te voy a comprar lo que quieres’; ‘entonces no me quieres como dices’ y ‘nadie te va a creer si me denuncias’, son las frases que más usan los abusadores o simplemente dan por hecho que otro tipo de manipulación como la vergüenza a contarlo servirá para obtener silencio.

Y eso les funciona, porque cuando alguien se atreve a contar que pasó por una experiencia de estas, incluso ya siendo un adulto, el revictimizar es la primera reacción: ¿Por qué no lo dijiste en su momento? ¿Ahora ya para qué lo dices? ¿Estás seguro de que eso pasó? ¿Ya para qué lo cuentas?

Los monstruos existen, revisa si hay alguno en casa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí