¡No fue un accidente, fue negligencia!

0
526

Al menos 23 personas perdieron la vida y otras 79 están hospitalizadas tras el colapso del tramo de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México. Un nuevo monumento mexicano a la corrupción y a la negligencia en la construcción de la obra pública en el país.

Duele, duele mucho, duele porque sabemos que la negligencia mata, y esta vez acabó con la vida de 23 almas trabajadoras. Siempre terminan pagando justos por pecadores, gente que después de partirse el lomo regresaba a cada a altas horas de la noche para madrugar al siguiente día y de nuevo salir a trabajar.

¿Cómo consolamos a Alejandro tras perder a su madre y saber que a su esposa le fue amputada una pierna? ¿Cómo les explicamos a los niños que quedaron huérfanos que ya no volverán sus padres que salieron a trabajar? ¿Cómo justificamos que no se hizo nada al respecto cuando la falla estaba reportada y las autoridades lo sabían? Simplemente no hay manera.

Salen las autoridades a dar el pésame a las familias, a darnos el discurso elaborado de siempre, sólo con fecha diferente: “iniciamos las indagatorias pertinentes”, “se deslindarán responsabilidades”, “lamentamos los hechos”, “daremos seguimiento a la investigación”… Pero qué hacían mientras los vecinos de Tláhuac expresaban su miedo por un posible colapso, qué hicieron con los reportes de la fallas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí