El camino trazado por Enrique Inzunza Cázares, más allá del Senado  

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Desde su terruño, Badiraguato, Enrique Inzunza Cázarez, ávido e incansable lector, recogió de Daniel Cosío Villegas, en su libro La Sucesión Presidencial, una cita del controvertido político inglés Oliverio Cromwell: “Jamás un hombre llega tan lejos, como cuando no sabe a dónde va”.

Sin embargo, Enrique Inzunza sabe muy bien lo qué quiere y a dónde va. Lo he visto caminando entre los montes de los cerros de Badiraguato, portando su sombrero y abrazando sus raíces enfundado en unos pantalones de mezclilla.

Un día se me acercó sonriente y cordial y me dio su mano. 

– Contemplar los cerros, firmes e imparciales a todo, es una lección de estoicismo de la naturaleza.

Ese es Enrique Inzunza, un hombre reflexivo pero desbordante de energía y una capacidad intelectual excepcional, que está dispuesto a llegar siempre más lejos de lo que uno supone.

Su cercanía al gobernador Rubén Rocha Moya proviene de la misma tierra que los vio nacer. Ambos vinieron a este mundo en Batequitas, Badiraguato. La casa de la familia Rocha está a un lado de la casa de la familia Inzunza. Por eso, cuando Enrique se fue a estudiar a Culiacán vivió en la casa de Rubén.

Con el paso del tiempo Rocha, se convirtió en Gobernador y Enrique, quien fue Magistrado Presidente del Supremo Tribunal de Justicia por diez años, con una trayectoria impresionante, dejó su magistratura para hacerse cargo de la Secretaría General de Gobierno en 2021.

 “Con el Gobernador Rubén Rocha Moya comparto orígenes, causas y principios. También el gusto de frecuentar nuestra tierra Badiraguato. Es un orgullo caminar a su lado, y ser parte del proyecto de transformación de Sinaloa”, confesó.

Durante estos años, Enrique Inzunza ha realizado una tarea eficiente y combativa en el gobierno tocando intereses de grupos de poder político y económico, por lo cual ha sido atacado con campañas de desprestigio sumamente agresivas. Eso no lo ha doblegado.

Por el contrario, es un convencido de lo que dice Séneca a Lucilio: “La verdad persiste en la continuidad, la falsedad no perdura.”

“Guglielmo Ferrero, historiador e intelectual italiano, fue una mente de gran inteligencia y aguda perspicacia. Demócrata resuelto, enseñó que todos los poderes caciquiles implosionan ante la falta de legitimidad y con facilidad se desmorona lo que parecía imbatible”, señaló.

Enrique Inzunza Cázares, ahora como candidato de Morena al Senado de la República, está plenamente consciente del poder que le dan las preferencias electorales y no tiene pensado hacer concesiones ni retroceder un centímetro en ese camino que tiene trazado. 

Recientemente, la encuestadora RUBRUM realizó un estudio que otorga el 50.5 por ciento a la fórmula que encabezan Imelda Castro Castro y Enrique Inzunza, lo que los coloca como favoritos al Senado de la República.

Embarcado como un Quijote contra los molinos, Enrique Inzunza está dispuesto a cuestionar lo que ciertos grupos de poder creían que era intocable. Acompaña al gobernador en la guerra contra los cacicazgos y la corrupción, por las libertades y los derechos humanos. 

En esa “misión imposible” no se puede encontrar alguien más vitalista que Inzunza, inaugurando un estilo personal que molesta sobremanera a quienes se afanan en conservar sus privilegios.

 “La República requiere de ciudadanos, hombres y mujeres que estimen a la libertad como el bien más preciado; poseedores de un alto sentido de la dignidad y el honor; que no se avienen a vivir bajo la humillación o sometidos a la arbitrariedad de nadie. En este sentido, la República es cultura, virtud política, conciencia revolucionada. Y esos deberes se duplican cuando corren a cargo de quienes desempeñan responsabilidades de Estado”.

Lo anterior es un fragmento de una reciente publicación de Enrique Inzunza Cázares, cuyo encabezado fue “López Obrador, un republicano para la eternidad”, en la que emite su opinión sobre el más reciente libro del Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, titulado “¡Gracias!”

La mañana del domingo previo al Día de San Valentín, el gobernador Rubén Rocha Moya publicó una fotografía en la que, acompañado de Jesús y Enrique Inzunza, desayunaron al estilo sinaloense con Claudia Sheinbaum en Culiacán. Sentados en la mesa, solo ellos saben de qué platicaron.

Sonriendo con cercanía y simpatía Claudia Sheinbaum se veía feliz, mostrando una amistad sin fisuras, y quienes pudieron observar el encuentro comentaron que durante el desayuno trataron diversos temas, sin centrarse en la política sino en pasajes de la vida, anécdotas y trivialidades de una agradable sobremesa.

“Los necios tienen la convicción íntima de que no existe esa cosa que se llama justicia”, cita Inzunza Prolegómenos a la tercera ley de naturaleza.

Abre luego el magnífico libro de Amartya Sen, y lee en sus primeras páginas el sentido de justicia que anida en todas las personas, y cuya llama nos hace humanos. “Lo que nos mueve, con razón suficiente, no es la percepción de que el mundo no es justo del todo, lo cual pocos esperamos, sino que hay injusticias claramente remediables en nuestro entorno que quisiéramos suprimir.”

– Comencemos por ahí, sentencia Enrique Inzunza Cázares.

Luego cita a Ignacio Manuel Altamirano, en La Navidad en las montañas:

“El Evangelio no sólo es la Buena Nueva bajo el sentido de la conciencia religiosa y moral, sino también desde el punto de vista del bienestar social.

—Señor cura—volví a decir entusiasmado—¡Ud. es un demócrata verdadero! El cura me miró sonriendo a la luz de la primera fogata que los alegres vecinos habían encendido a la entrada del pueblo y que atizaban a la sazón tres chicuelos. —Demócrata o discípulo de Jesús, ¿no es acaso la misma cosa?… me contestó.”

Estas citas pintan de cuerpo entero a Enrique Inzunza, para quien puede leer entre líneas a un hombre inteligente, pero sencillo y reservado, que no acepta nada que lo separe un solo instante de su causa, lo cual es simplemente impresionante. 

Es cuando uno comprende el frío que han de sentir en el espinazo quienes temen que alguna vez tuviera la posibilidad de ejercer el poder como gobernador.

Como dije al principio, Enrique Inzunza sabe muy bien lo que quiere y a donde va.

Ese es el camino que tiene trazado, transitar del Poder Judicial al Poder Legislativo y luego a la titularidad del Poder Ejecutivo. 

Efectivamente, avizoramos que será Senador sin duda alguna, y luego, el próximo gobernador de Sinaloa.

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Se da lectura a dos iniciativas; una protege especies en su hábitat natural en Sinaloa

De esta manera, se brinda seguridad y certeza jurídica a los productores y distribuidores...

El impulso a la cultura será prioridad en Sinaloa: Chuy Valdés y Nubia Ramos

Culiacán, Sin.- El acceso a la cultura es parte fundamental del rescate de las...

Emite Congreso convocatoria para entrega del “Premio al Mérito Juvenil 2024”

Culiacán, Sin.- El Congreso del Estado de Sinaloa convoca a jóvenes a participar en...

Luque Rojas defiende creación del Fondo de Pensiones para el Bienestar

Culiacán, Sin.- El diputado José Manuel Luque Rojas, integrante del Grupo Parlamentario de Morena,...

José Sandoval, un ciudadano que lucha para cambiar la forma de hacer política

El subteniente de sanidad retirado y licenciado en derecho José Guadalupe Sandoval Rodríguez es...

¿Cómo la vida imprime la Realidad? Resistencia al Flautista

Nos sorprende la información a la estamos teniendo acceso en estos últimos años, la...

Velina Medina ¡Una gran comunicadora!

Le dicen cariñosamente “Vely”. Es un ser humano extraordinario que tiene todas las cualidades...