25.8 C
Culiacán
domingo, agosto 7, 2022

El PAS, no es comparsa, ni está al servicio del Gobierno: Cuén Ojeda

Asegura que el partido no es comparsa de nadie, ni una organización política que tenga dueño o esté condicionado por el poder

Culiacán, Sin.- Aunque él refiere que su relación política con el gobernador es “excelente”, en una charla que tuvimos dejó en claro que, si bien fueron aliados para ganar el poder, hoy el Partido Sinaloense (PAS), “cuida el bienestar de la población y no es un cheque en blanco o una comparsa que esté al servicio de MORENA y su gobierno”.

Héctor Melesio Cuen Ojeda, nos recibe en el patio de una cafetería de la zona centro de Culiacán. Brinca de mesa en mesa y dialoga con personas que llegan hasta esa cafetería para verlo.

Son muchos los ciudadanos que llegan hasta el lugar y hacen fila. La espera no importa. Lo que importa, es que Cuén los escuche y los atienda. 

Y aunque el hombre refleja cansancio en su rostro y agobio por el calor vespertino, Cuén Ojeda no descansa ni toma aliento. Víctor Ruiz, su asistente le indica hacia donde acomodarse para seguir con sus audiencias.

Estamos sentados finalmente…

El químico farmacobiólogo dice que el PAS no es comparsa de nadie, ni una organización política que tenga dueño o esté condicionado por el poder. “Cuando hicimos la alianza electoral del año pasado, los dirigentes de MORENA, Mario Delgado y Citlalli Hernández firmaron un documento en el que se comprometían a incluirnos en el gobierno.  Pero una vez que se gana, surgen diferencias y se incumplen los compromisos”.

Y el PAS, asegura, “es un instrumento al servicio de la sociedad y un órgano que goza del cariño de la sociedad y que después de una década y gracias al respaldo ciudadano está convertido en la segunda fuerza política de Sinaloa. Porque hemos sabido dar respuestas a sus demandas”.

Y ante la pregunta de que si acompañarán todas las iniciativas que presenten MORENA y el Gobierno en el Congreso local, Cuen responde: “Depende de lo que se trate. Nosotros no tenemos jefes. Una de las ventajas de este proyecto, es que nosotros, repito, no tenemos jefes. No se puede desdeñar a la gente ni descalificarla, y a nosotros nos interesa el beneficio de la sociedad y para eso trabajamos; por tanto, las iniciativas que nos parezcan contrarias a sus intereses, no las acompañaremos”, dice.

El exrector de la Universidad Autónoma de Sinaloa platica con nosotros sobre lo que han significado los primeros 10 años del PAS en el escenario político de la entidad. “Nuestro secreto para mantener la confianza de los ciudadanos, ha sido que no nos entumimos ni nos acalambramos, trabajamos todos los días”, afirma y asegura que esta forma de hacer política ha dejado buenos dividendos y un crecimiento sostenido para el partido.

Héctor Cuén dice que siente que entró “grande” a la actividad política. Contaba con 55 años de edad y hoy cuando está por cumplir 67, dice que está aprendiendo y que ha tenido que acostumbrase “a aguantar vara” ante las descalificaciones y las críticas mal intencionadas. 

Sorprende escucharlo cuando habla de las traiciones que hubo en su organismo partidista. 

El prefiere no descalificar a las personas que le dieron la espalda al PAS y se dejaron seducir por la coyuntura, pero luego de esa experiencia, el excandidato a Gobernador hoy está consciente de que en “política hay que esperar lo peor. Nunca creímos que en nuestra alianza iban a actuar de esa forma porque cuando te unes, tu siempre crees que vienen de buena fe y no fe así, pero, estamos aprendiendo”, declaró.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Advertismentspot_imgspot_imgspot_imgspot_img
AdvertismentGoogle search engineGoogle search engineGoogle search engineGoogle search engine
spot_img
spot_imgspot_imgspot_img

Mas populares

Comentarios recientes

Dra Paty rosas, anestesio del HGR 1 on Cuando la moral se pierde, el animal despierta
José Manuel Valdez on El llanto de las sirenas
José Manuel Valdez on El inicio de un viaje
José Francisco González Gastelum on Escribir, ¿para qué?
Flor Sanchez on Crear y reinventarse