26.8 C
Culiacán
domingo, mayo 15, 2022

Familia vende su casa por COVID-19 y se van a vivir a un velero

El objetivo era viajar durante el año de licencia de su esposo

Cuando Sara y su familia dejaron sus amarres, estábamos en medio del período Covid. Luego comenzaron a compartir su viaje en las redes sociales, bajo el nombre de “Sailing Shibumi” . “Habíamos vendido la casa en enero, porque teníamos este proyecto en mente durante al menos cuatro años. No queríamos esperar a la jubilación para intentar vivir una vida diferente. Generalmente quienes hacen estos cambios radicales los hacen porque están descontentos, pero a los 40 estábamos satisfechos con lo que teníamos. Precisamente por eso hemos decidido no quedarnos satisfechos e intentar hacer realidad nuestro sueño: llegar al Océano Pacífico. Así que en octubre de 2020 nos fuimos. Fui yo, mi esposo Stefano, nuestros hijos Iago de 11 años, Nina de 8 años y Timo de 3 años. Y Pepper, nuestra labrador de cinco años ”.

El objetivo era viajar durante el año de licencia de su esposo Stefano, físico nuclear de INFN que dirige el laboratorio científico y ambiental de a bordo. “En septiembre de 2021 deberíamos habernos encontrado en Centroamérica y desde allí elegir cómo continuar el viaje. Si hubiéramos encontrado una forma de financiarnos con otros proyectos, habríamos continuado. Pero luego llegó Covid y cambió un poco nuestros planes “. Tras viajar por el Mediterráneo, el virus bloqueó a la familia Barberis en Formentera: “Tuvimos que quedarnos tres días, luego llegaron las provisiones que nos obligaron a quedarnos en el puerto. Durante el encierro, tuvimos que reinventar una vida cotidiana nuevamente, en lo que sabemos que será un paréntesis temporal. Inscribimos a nuestros hijos en la escuela. Saldremos lo antes posible. Las paradas serán Gibraltar, Canarias y luego desde allí elegiremos si cruzar el Océano partiendo de Canarias o bajar a Cabo Verde para hacerlo. El coronavirus ha cambiado nuestros planes, pero no el de partida ”.

El duro invierno, la calefacción que va y viene, la ropa que nunca se seca, las cañerías que se rompen, la convivencia en 25 metros cuadrados, la educación de los hijos a seguir (los padres practican la educación parental, ed), dificultaron la experiencia, pero no menos interesante: “Estamos contentos con nuestra elección, pero quienes nos ven sólo como ‘la familia que vive de vacaciones’ se equivocan. Tomamos una gran decisión ‘sin paracaídas’ y además en el transcurso de una pandemia. Y todo esto por amor a la navegación. Por amor al mar. Porque cuando lo has probado una vez no puedes prescindir de él ”.

Y hay muchas razones para elegir unas vacaciones en velero. “Hay tantas razones para elegir unas vacaciones en barco. En primer lugar, en el barco te quitas todo, vives disfrazado y pareo, no necesitas nada, no necesitas usar máscaras ni pretender ser otra persona. Allí arriba solo estás tú y la naturaleza. Sí, la naturaleza, es ella quien elige la ruta por ti: cuando estás de viaje y tienes planificado un destino quizás tengas que cambiar tu programa porque el clima no está a tu favor, así que te adaptas, te mimas. Así como sigues sus ritmos. Comemos cuando tenemos hambre y nos vamos a dormir cuando estamos cansados, no importa si el almuerzo es a las 11 y la cena es a la hora del aperitivo. Seguimos lo que viene de afuera.

Otro aspecto positivo es que puedes ver los lugares desnudos por los turistas, en momentos en que hay silencio y no hay nadie alrededor. Te sientes privilegiado, como si esos lugares fueran creados para ti. Por último, pero no menos importante, está el vínculo que haces con el mar, realmente te das cuenta de lo que es y lo que representa. También se habla siempre de la contaminación, pero puedes tocarla con la mano, porque el mar ya no es un extraño, es tu amigo, está cerca de ti. Para los niños es una experiencia loca, de esas que llevarán toda la vida ”.

Covid empujará a más y más personas hacia este tipo de vacaciones. Y no por casualidad. “En primer lugar, muchos ven el barco como un lugar seguro e incontaminado. Vives en tu ‘burbuja’ con poca gente y no tienes que bajar. Y luego está la esencialidad. Vives con poco. El pareo que usas durante el día, por la noche puedes usarlo para cubrir tu cuello si sopla el viento. No necesitas nada más. Tienes todo a tus pies. La libertad, que ha sido el gran ausente en la vida de tantos este año, está presente en cada rincón aquí a bordo ”.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Advertismentspot_imgspot_imgspot_imgspot_img
AdvertismentGoogle search engineGoogle search engineGoogle search engineGoogle search engine
spot_imgspot_imgspot_img

Mas populares

Comentarios recientes

José Francisco González Gastelum on Escribir, ¿para qué?
Flor Sanchez on Crear y reinventarse