El número de adjudicaciones directas creció del 2013 al 2020, según el IMCO. Tanto en el gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) como en el de Andrés Manuel López Obrador el porcentaje ha sido mayor al 70%

Ciudad de México.- Los recursos públicos destinados a adjudicaciones directas representaron el 43.3% del total de dinero utilizado en México durante 2020 y representa el punto más alto desde que se tiene este registro, señaló este jueves el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

“De acuerdo con datos de Compranet, el gobierno federal realizó adjudicaciones directas por más de 205 mil 195 millones de pesos, lo que representa el 43% del monto contratado en todo el año”, apuntó el IMCO en un boletín.

En contraste, durante el mismo año, las compras realizadas por licitación pública alcanzaron apenas el 40%. De acuerdo con el análisis del IMCO, es la primera vez que los recursos destinados a adjudicaciones directas por el gobierno federal son mayores a los contratados mediante licitaciones.

Para realizar una obra, el gobierno federal puede convocar a una licitación, en la que varias empresas presentan su propuesta para la realización del proyecto. Tras una evaluación, el gobierno elige a la empresa ganadora del concurso de la licitación.

Sin embargo, el gobierno también puede adjudicar directamente el proyecto a una empresa, es decir, sin llamar a un concurso. A diferencia de la licitación, en la adjudicación directa no se permite la libre concurrencia.

“La tendencia creciente de adjudicaciones directas es un foco rojo para la competencia y, además, representa un riesgo de corrupción, ya que la ausencia de criterios objetivos para seleccionar contratistas abre espacios a que la decisión pudiera estar influida por acuerdos ilícitos”, advirtió el IMCO.

El 17% restante de compras públicas realizadas durante 2020 fueron por invitación restringida y otros tipos de contratación, según datos del IMCO.

Basándose en más de 350 mil contratos, el Instituto Mexicano para la Competitividad documentó que en 2019, primer año del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el 39% de los recursos del 2019 se fue a adjudicaciones directas.

“En el segundo año de esta Administración, esta cifra rompió un récord histórico, superando cualquier otro tipo de contratación“, agregó la organización.

El número de adjudicaciones directas creció del 2013 al 2020, según el IMCO. Tanto en el gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) como en el de Andrés Manuel López Obrador el porcentaje ha sido mayor al 70%.