Reconoce los indicios de la adicción al juego y evita las consecuencias que puede generarte

Uno de los fenómenos que ha cobrado auge en nuestros días es la adicción al juego. Y es que los avances en las tecnologías de las comunicaciones en materia de teléfonos inteligentes, han facilitado que muchas personas pierdan dinero en los juegos de azar vía online.

En esta nota te apuntamos todo lo que debes saber sobre la ludopatía, esa adición problemática al juego. Además, te damos las claves para que puedas reconocer los indicios en las personas con este trastorno. Por último, conocerás las medidas que se pueden implementar para no perder dicha batalla contra el juego.  

¿Qué es la ludopatía?

La ludopatía es entendida como una adicción desmedida e incontrolable hacia los juegos. Sobre todo, hacia aquellos en los que el resultado depende enteramente del azar y se apuesta dinero real esperando una recompensa monetaria.

Podemos acotar que hoy en día es muy fácil caer en esta tentación, debido a la proliferación en la web de casinos y sitios de apuestas deportivas. Los cuales promueven bonos para atraer nuevos usuarios, que ahora pueden acceder a dichas ofertas desde la comodidad de su smartphone.

Si bien muchas personas se inician en este mundo por mera curiosidad o como una forma de pasar el tiempo, muchos terminan haciéndose adictos. Puesto que llegan a considerar que este puede ser un camino serio y real para solucionar sus problemas financieros.

Por otra parte, al igual que otros vicios, el juego también promueve la necesidad de ir aumentando las dosis para experimentar cada vez emociones más fuertes. Lo que acaba, en este sentido, en incrementar los montos de las apuestas progresivamente.

Es de esta forma que muchas personas terminan perdiendo el control, cayendo en una especie de abismo. De hecho, las sensaciones pueden ser similares a las sentidas por adictos a drogas o alcohol.

Las consecuencias de la adicción al juego pueden ser catastróficas a niveles personales, pues se genera angustia por deudas, ansiedad, depresión e incluso manifestación de ideas suicidas. Por consiguiente, la vida profesional y familiar también se ve afectada.

 Y es que estas personas hacen del juego el único centro de interés de sus vidas.

Síntomas de las personas adictas al juego

Las personas que tienen problemas con el juego pueden manifestar ciertas conductas, como las que mencionaremos a continuación.

En primer lugar, los ludópatas dedican buena parte de su tiempo planificando métodos, sistemas y estrategias para ganar dinero. Se sienten estresados, ansiosos, angustiados e irritables cuando quieren alejarse o reducir los riesgos en las apuestas.

También fracasan una y otra vez en sus intentos de detener la frecuencia de las apuestas. Además, en estas personas se puede verificar una necesidad de calmar mediante esta vía  diversos estados de ánimo, como la depresión, ansiedad o cualquier sensación de culpa.

Asimismo, es común el afán de recuperar lo perdido a través de más apuestas. Lo que puede llevar a más pérdidas, endeudamiento y crisis financieras. Es común que esta situación lleve a la posibilidad a refugiarse en la mentira, fraudes y robo.

Por último y como de costumbre, aparece el síntoma de la negación. La persona se cree superior a sus circunstancias, manifestando que tiene todo bajo control, cuando la verdad es otra.

Medidas para combatir la adicción al juego

La primera medida para batallar con la adicción a los juegos de azar radica en buscar ayuda profesional. Un psicólogo pudiera orientar efectivamente sobre los pasos a seguir para dominar la ansiedad y demás conductas que surjan. Además de que puede indagar sobre algunos detonantes que llevan a la persona al juego.

Es muy significativo el apoyo de familiares y amigos durante el tiempo que duren las terapias. De allí que se pueda conversar con la persona de forma abierta para hacerle entender que tiene un problema, pero que siguiendo las indicaciones precisas puede salir adelante y dejar su adicción.

Existen ideas clave que pueden funcionar para que la persona tome conciencia durante la terapia. Por ejemplo, fomentar la cultura del esfuerzo. Esto es que para conseguir éxito financiero se debe trabajar para ello y no puede ser sencillamente un golpe de suerte.

Todos los familiares deben dar el ejemplo adoptando posturas que denoten madurez frente a los juegos de azar. Entender que es precisamente eso, azar y que es más fácil perder que ganar. Porque el hecho de ganar estimula el cerebro a seguir jugando, por lo que se pierde lo conquistado y todavía más.

Para no perder el control de la situación desde el punto de vista económico, es importante una educación financiera. Que permita establecer límites precisos de los gastos, así como saber la forma gestionar el dinero de una forma inteligente. Saber cómo funcionan los préstamos, intereses y deudas.

Buscar alternativas de ocio saludables e, incluso, procurar alejarse de las pantallas puede ser una buena elección. Inventarse paseos con amigos, caminatas al aire libre, practicar deportes u otra clase de juegos con la familia ayuda a relajarse y mantener activas las relaciones interpersonales.

Hoy más que nunca resulta primordial educar a las personas para que tengan criterios que les permitan no caer en las redes adictivas del juego. De igual manera, es relevante reconocer cuando un amigo o familiar tiene problemas de adicción al juego, para de esta forma poder brindarle el apoyo necesario.

Existen varias ideas y prácticas a implementar para combatir la adicción al juego. Aunque lo más importante es que la persona admita que tiene un problema y busque la ayuda de un profesional, quien sabrá cómo manejar la situación y poner en marcha la terapia que considere oportuna.