Si bien es sabido que existen muchos beneficios de dormir con las mascotas, como efectos positivos contra el estrés y las depresiones, dormir con tu peludo también puede haber inconvenientes

No hay duda de que las mascotas son nuestras compañeras, mejores amigas y sobre todo un integrante más de la familia, por lo que existen muchas personas que crean lazos muy especiales con ellas, al punto de compartirlo todo, incluso la cama.

Hay a quienes les gusta despertar junto a sus perritos o gatitos, mientras que otras personas deciden que las mascotas duerman junto a ellos en otro lugar o en la misma habitación.

Si bien es sabido que existen muchos beneficios de dormir con las mascotas, como efectos positivos contra el estrés y las depresiones, dormir con tu peludo también puede tener algunos inconvenientes.

La principal desventaja para muchas personas es la posible transmisión de enfermedades, por lo que es muy importante que tu mascota se encuentra en perfecto estado.

También podrían provocar alergias o asma, y afectar gravemente tu salud, en este caso, estaría contraindicado dormir con tu perro.

Presta especial atención si presentas alguno de estos signos y síntomas, ya que podría tratarse de una alergia a las mascotas:

  • Estornudos
  • Resfrío
  • Ojos rojos, llorosos o con picazón
  • Congestión nasal
  • Picazón en la nariz, el paladar o la garganta
  • Goteo nasal posterior
  • Toser
  • Dolor y presión facial
  • Despertar frecuente
  • Piel azulada e inflamada debajo de los ojos
  • En el caso de un niño, frotarse la nariz hacia arriba con frecuencia

Si la alergia a tu mascota contribuye al asma, también puedes experimentar lo siguiente:

  • Falta de aliento
  • Presión o dolor en el pecho
  • Pitido o silbido que puede oírse al exhalar
  • Problemas para dormir causados por dificultad para respirar, tos o silbido al respirar
  • Reacciones en la piel

Las alteraciones del sueño son otra desventaja, ya que es muy posible que tu peludo se mueva y te despierte impidiendo que descases lo necesario.

Si tienes problemas para conciliar el sueño y te despiertas con facilidad, no sería muy recomendable.

Para evitar este tipo de situaciones, lo mejor es que tu mascota tenga un espacio propio, confortable y seguro en el que pueda descansar bien.

En caso de que duerman en la misma cama es muy importante que el animal siempre esté limpio y desparasitado.

También es preferible que duerma encima de las sábanas y que estas se cambien o se limpien a menudo.

Ahora ya lo sabes, tú y tu peludo pueden soñar juntos, siempre y cuando tomes en cuenta estas recomendaciones.