fuentesfidedignas.com.mx

Domingo 23 Noviembre 2014 19:22 hrs

Gerardo Demerutis: apogeo, ocaso y muerte de un empresario‏

Elier Lizárraga | 00:00 - 15 Febrero 2014

Aunque las autoridades apuntan a un móvil laboral, la familia del agricultor asesinado a balazos afirma que su muerte fue por “cuestiones financieras”

 

Culiacán, Sin.- El caso de Gerardo Martín Demerutis Chaul podría cobrar un nuevo giro si lo que las voces al interior de la misma familia dicen por lo bajo resulta ser cierto: el empresario le pidió dinero prestado “a quien no debía”, y por ello fue asesinado.

 

Una fuente cercana a la familia reconoció ante Fuentes Fidedignas que, debido a problemas financieros, el agricultor había solicitado un préstamo a uno de sus asociados pero no había forma de pagarle, pues la riqueza de la familia, aseguró, “es un mito”.

 

La causa del crimen no es un secreto a voces, es más bien una verdad casi reconocida por los miembros de la prestigiada familia, aunque las autoridades indiquen que la línea de investigación del caso apunte a que el móvil del crimen fuera por asuntos relacionados de su trabajo.

 

El subprocurador general de justicia, Martín Robles Armenta, dijo el lunes que se desconocía si el caso era perpetrado por el crimen organizado, pero reconoció lo obvio: quienes le dieron muerte a Gerardo Demerutis son criminales.

 

La Procuraduría General de Justicia en el Estado no reveló si los otros dos hombres que acompañaban a Demerutis, su administrador y contador, eran también blancos de los perpetradores, pero al interior de la familia sí se sabe la verdad.

 

“En la familia se sabe que los que lo mataron no iban por los otros dos que iban con él (Demerutis) ese día en el carro. Todos comentan que iban por él porque tenía problemas de dinero con alguno de sus socios”, comenta la fuente.

 

Señaló además que la riqueza y el prestigio de la familia hace tiempo que se extinguió, y hace mucho que viven de las apariencias y engaños hacia la sociedad.

 

“Hace mucho que andan pidiendo prestado porque realmente no tienen dinero. Hace años que no tienen solvencia, es sólo la apariencia de lo que fueron, sus allegados y familiares lo saben. Incluso el papá (de Gerardo) dejó de vivir aquí por lo mismo”, aseguró.

 

Otra parte de la historia, que probablemente no tenga que ver con el móvil del asesinato de Gerardo Demerutis Chaul pero tampoco se puede descartar, es que golpeaba a su exesposa, pero nunca fue demandado por ello.

 

Antecedentes

 

Gerardo Martín Demerutis Chaul permaneció en el ojo del huracán desde 1996, cuando demando al entonces candidato a la gubernatura de Sonora, Eduardo Bours, por vender la empresa Fresh del Monte Produce a un precio menor,  demanda que ganó aunque su contrincante no sufrió las consecuencias jurídicas de ello.

 

Según esta historia, el Tercer Juzgado de Distrito de Miami, Florida, falló a favor de Demerutis Chaul y un grupo de empresarios que lo apoyaban debido a que la empresa en cuestión fue vendida a Abu-Ghazaleh, quien le pagó al entonces candidato priista un soborno de 325 mil dólares para que bajara el valor de la empresa.

 

El caso tiene antecedentes desde el año de 1996, cuando el banquero Carlos Cabal Peniche inició con el proceso de venta de la empresa hacia el empresario chileno Abu-Ghazaleh, pero fue hasta 2003 cuando Demerutis demandó a Eduardo Bours.

 

Según los rumores de la época, los empresarios conspiraban con el visto bueno de lo más alto de la cúpula priista y del gobierno, siendo presidente Ernesto Zedillo Ponce de León.

 

El hecho

 

Fue el jueves 6 de febrero cuando Gerardo Demerutis perdió la vida en un trágico hecho, luego de que tres pistoleros dispararan contra el vehículo en el que viajaba acompañado por dos de sus trabajadores.

 

El incidente se registró en el Fraccionamiento Montebello por la calle Cerro de Pirul, a un costado de la casa del boxeador Omar Chávez.

 

En el lugar también resultó herido un jardinero que se encontraba en la zona al momento en que los asesinos dispararan contra el Honda Accord en el que viajaban los otros tres hombres.

 

Según las autoridades, no hay motivos para sospechar que el crimen fuera cometido por elementos de la delincuencia organizada, pues no hay registros de que el empresario tuviera antecedentes de este tipo.

 

Los agentes de periciales contabilizaron más de 100 casquillos de bala de diferentes calibres en la escena del crimen, y los vecinos aseguraron que los pistoleros se encontraban en el lugar a la espera de que Demerutis pasara por ahí y así acabar con su vida.

 


Publicado el Sábado, 15 Febrero 2014 00:00
Visitas: 1251